Moderna, genuina, libre, multicultural… Ámsterdam, la capital de Holanda, sigue siendo un referente ineludible de la cultura europea. Disfruta sus canales y vive momentos de diversión únicos.

El aeropuerto de Schiphol está situado a 15 kilómetros al suroeste de la capital. Desde la terminal de Ámsterdam tienes la posibilidad de llegar al centro de la ciudad mediante tren y buses de línea regulares.
Reservar ahora.

COSAS QUE PUEDES HACER EN ÁMSTERDAM

Paseos en bici por el barrio Jordaan, descanso a orillas de canales, cafeterías, museos… y vida nocturna, claro que sí. Descubre Ámsterdam y déjate guiar por su esencia.

1. IMPRESIONISMO Y ARTE CONTEMPORÁNEO EN ESTADO PURO

En la historia del arte, Rembrandt, Vermeer y Van Gogh tienen un lugar privilegiado. En Ámsterdam, además, son pilares fundamentales de su cultura. El Rijksmuseum es el centro de arte más importante de los Países Bajos, y entre sus más de siete millones de obras (sí, así es, siete millones) está “La Ronda de Noche”, de Rembrandt, y “La Lechera”, de Vermeer.
Quizás hablamos de las dos obras pictóricas más icónicas de los Países Bajos. Con permiso de Van Gogh, claro. El atormentado artista holandés no vivió ni por asomo la fama que hoy día atesora, y puedes constatarlo en su museo, un bello edificio situado en la explanada de Museumplein.
¿También buscas lugares donde disfrutar del arte contemporáneo? Aquí tienes el FOAM y el MocoMuseum, dos de las propuestas de arte más interesantes de la capital.

2. CAMPOS LLENOS DE TULIPANES

Uno de los planes más atractivos para tus días en Ámsterdam es perderte por los alrededores y visitar ese auténtico mar de flores que llega al país cada primavera. Lógicamente, los tulipanes tienen su época y no siempre van a estar ahí para que les hagas fotos. Para disfrutar de las flores en su máximo esplendor deberás viajar entre marzo y mayo, pero durante el resto del año también tendrás vistas espectaculares del campo holandés y sus famosos molinos de viento.

3. PASEOS A DOS RUEDAS POR CANALES

Muévete en bici por Ámsterdam si no quieres sentirte un bicho raro. Recuerda que estás en la ciudad con más bicicletas por habitante: de hecho, se calcula que hay más de 800.000 en la ciudad, casi una por habitante. Y el 90% del trazado de la ciudad está adaptado para circular en bici. Siéntete uno más y muévete por puentes y callejones, por barrios como Jordaan, De Pijp o Noord. Sentirás que allí tu vida va sobre (dos) ruedas, claro.

4. ESCAPADAS AL INTERIOR

Ámsterdam también puede ser la puerta de entrada a todo un país con mucho por mostrar. No solo nos referimos a ciudades como Róterdam, La Haya, Utrecht o Eindhoven, también a otros enclaves cercanos como Haarlem, un apacible pueblo a escasa media hora de Ámsterdam, o los icónicos Zaanse y Schans, famosos por los recurrentes molinos de viento. Si tienes más tiempo y quieres explorar más, nuestra recomendación tiene un nombre: Kröller-Müller, un museo ubicado en el espectacular parque nacional De Hoge Veluwe, un entorno formado por más de 5.000 hectáreas en el que también conviven ciervos, jabalís y muflones. Se reparten bicicletas gratuitas a la entrada para que te pierdas en su paisaje.

5. VIDA NOCTURNA

Y claro, no podemos acabar sin hablar de la animada vida nocturna de Ámsterdam. Están las zonas emblemáticas de Plaza Dam y el Barrio Rojo, pero también otros lugares como Paradiso, esa mítica discoteca con apariencia de iglesia abandonada cerca de Leidseplein, o barrios cada vez más de moda como Noord, donde encontrarás las últimas tendencias que están transformando el paisaje urbano de una ciudad que siempre vive a la última.