Famosa por el jarabe de arce, los mercados al aire libre y su variada gastronomía, Montreal es un auténtico crisol de culturas y una de las ciudades más atractivas de Canadá.

Hay 4 vuelos semanales con LEVEL desde París (Orly) a Montreal. Reservar ahora.

Cosas que puedes hacer en Montreal

1. PROHIBIDO IR EN COCHE

El transporte público forma parte de la vida de Montreal desde hace más de 150 años. El metro funciona desde 1967 y cubre casi toda la isla, haciendo un poco más soportables los duros inviernos canadienses. Se caracteriza por unos interiores muy especiales, con un diseño arquitectónico diferente en cada estación y decenas de murales, vitrales y esculturas de todos los colores y formas. Durante los meses más cálidos, merece la pena recorrer los bulevares arbolados de Montreal con Bixi, el sistema de bicicletas públicas de la ciudad.

2. CITA PARA CENAR

Cada barrio de Montreal tiene sus propios sabores característicos. Desde auténticos restaurantes italianos en Little Italy hasta bistrós judíos y locales de bagels en Mount Royal, hay montones de establecimientos gastronómicos que hacen gala del espíritu abierto y dinámico de la ciudad. Intenta conseguir mesa en Joe Beef en la Petite-Bourgogne, para probar una cocina francocanadiense de calidad.

3. VUELVE EL LUJO

La reinauguración del hotel Fairmont Queen Elizabeth tras un año de reformas ha sido uno de los acontecimientos más importantes en Montreal. En julio se presentaron los espacios públicos y el restaurante del hotel, recién renovados, así como una coctelería y una cafetería nuevas, y unas habitaciones mucho más lujosas. En este icónico hotel de 950 habitaciones, donde se alojaron John Lennon y Yoko Ono durante su famosa protesta "Bed-In for Peace", puedes tomarte un cóctel gourmet en el Bar Nacarat. Prueba el refrescante Pomegranate Paloma, preparado con Cointreau, tequila y zumo de granada, pomelo y limón.

4. VIDA COLONIAL

Es obligado hacer una visita a Vieux-Montreal donde carruajes de caballos recorren preciosas avenidas adoquinadas, cuyos cimientos datan de la fundación de Nueva Francia. Montreal también tiene una noria, La Grand Roue, que ofrece vistas panorámicas del barrio colonial. Visita la Basílica de Notre-Dame, una obra maestra del neogótico que terminó de construirse en 1829.

5. DISFRUTA DE VISTAS

Situado en el corazón de Montreal, con una altura de 188 metros, el Place Ville Marie es uno de los edificios más altos de Canadá y se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En la azotea hay una terraza y un mirador con unas vistas increíbles. Deleita tu paladar en el popular restaurante Les Enfants Terribles, uno de los pocos de la ciudad situados en una azotea, o visita el Café + Boutique Made in Montreal, donde se venden productos elaborados por artesanos y diseñadores locales.