De hippies a hípsters, y de la fiebre del oro a la fiebre puntocom, San Francisco es todo lo que necesitas para tus vacaciones, además de un destino precioso.

LEVEL vuela desde la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de San Francisco a Barcelona.

LEVEL vuela directamente de Barcelona a San Francisco 3 veces por semana. Reservar ahora.

Cosas que puedes hacer en San Francisco

San Francisco no es una ciudad muy grande, pero tiene mucho que ofrecer. Con una gran cantidad de empresas emergentes y una importante escena creativa, se trata de una ciudad joven y moderna, llena de gente que no tiene miedo a probar cosas nuevas.

1. Libera ese niño que llevas dentro

Coge unas cuantas monedas y acércate al Musée Mécanique, uno de los salones recreativos de propiedad privada más grandes y antiguos que quedan en el mundo. Con más de 200 máquinas recreativas antiguas, instrumentos musicales mecánicos y una colección de artefactos kitsch del siglo XX, puedes pasarte horas jugando felizmente sin darte cuenta. Si quieres más de lo mismo, visita Free Gold Watch, un salón de máquinas recreativas y de pinball que también ofrece serigrafías personalizadas, tiendas de ropa y un lugar donde pasar el rato con los lugareños.

2. Haz ejercicio

Puedes cruzar el Golden Gate a pie si quieres, pero hay una forma mejor de verlo: atravesarlo patinando a toda velocidad. Alquila unos patines en línea en Golden Gate Park Bike & Skate, y disfruta de un paseo patinando con calma (o sin ella) por el parque. Los domingos son el mejor día para hacerlo, ya que la calle principal está cerrada a los coches. Una vez que hayas hecho el calentamiento, visita el Circus Center, donde podrás practicar el trapecio volante, las acrobacias aéreas, el salto de trampolín y los malabares. Los instructores del centro han actuado en el Circo de Moscú y el Cirque du Soleil, así que son buenos.

3. Hártate de comer

Para disfrutar de una de las movidas gastronómicas más de moda en San Francisco, no hace falta reservar mesa. Muchos cocineros locales han recurrido a las gastronetas para satisfacer el apetito de las multitudes hambrientas, ofreciendo de todo: desde tacos coreanos a sándwiches de beicon y burrata. Consulta Off The Grid para ver la ubicación de las gastronetas según la hora. Y de postre, siempre puedes visitar la Golden Gate Fortune Cookie Factory, donde se fabrican las famosas galletas de la fortuna. Mucha gente no sabe que se inventaron en San Francisco, no en China, a principios del siglo XX. La entrada a la fábrica es gratuita y dan muestras para probar las galletas.

4. Encuentra muestras de arte en lugares inesperados

Aunque el Gregangelo Museum parezca una casa normal desde fuera, por dentro es una madriguera de curiosidades, con pasadizos secretos, habitaciones con espejos y salas ocultas. Creado inicialmente como un proyecto artístico en los años 80 por el artista Greg Angelo, representa una mezcla de las antiguas noches egipcias y árabes con el mundo del Dr. Seuss y el de Willy Wonka. No te pierdas la pared de mosaico del sistema solar y los sarcófagos de tamaño real. Si quieres algo aún más escondido, el Peephole Cinema se encuentra en la parte exterior de un edificio de Orange Alley, cerca de la calle 28 y de Valencia Street, en Mission District. En este cine se proyectan, todos los días durante todo el día, minipelículas de cine mudo realizadas por directores invitados. Solo tienes que buscar el rótulo del Peephole Cinema.

5. Ensúciate las manos

Únete a los hípsteres en Workshop para asistir a clases de artesanía impartidas por artistas, comidistas y maestros del bricolaje locales. Aprende a hacer cualquier cosa, desde mozzarella fresca a velas de soja o cócteles artesanos. Es una forma estupenda de aprender algo nuevo y conocer al mismo tiempo a la gente de la ciudad. Para ver las obras (bastante excéntricas) de otros, acércate a Paxton Gate, donde encontrarás estanterías llenas de piezas de taxidermia, insectos exóticos y terrarios.